"Un debate sobre el papel que cumple (o debe cumplir) una revista marxista hoy es de gran importancia"

Querido amigos y compañeros de Herramienta:

En nombre del Instituto Astrojildo Pereira, de la revista Novos Rumos y en el mío propio, tengo el gusto de expresar mis calurosos saludos y el deseo de un buen y provechoso trabajo en el camino que inician, y puede ser preparatorio del encuentro de revistas marxistas de América Latina.

La idea de entablar un debate sobre el papel que cumple (o debe cumplir) una revista marxista hoy es de gran importancia y puede servir como hilo conductor de ese encuentro y de otros que seguramente se producirán. Una política cultural de izquierda, para la refundación teórico/práctica del socialismo/comunismo y que apunte a la reorganización del sujeto político antagónico al orden del capital, sin precipitaciones y sin sectarismos, hoy puede y debe unir a mucha gente.

Me permito hacer algunas rápidas consideraciones sobre los textos que fueron distribuidos.

Creo que Perry Anderson, con delicadeza inglesa, presenta un excelente panel de la derrota política y cultural sufrida por el marxismo en los últimos veinte años. Es verdad que se circunscribe exageradamente al mundo anglo-americano y euro-occidental, pero él reconoce esta deficiencia de New Left Review. Entre muchos puntos problemáticos, creo que la poca consideración sobre la tremenda gravedad de la guerra de Yugoslavia y del significado de la socialdemocracia y de la “tercera vía” en el contexto de la dominación imperial, es el más grave. Además, su texto aborda excesivamente el plano cultural y no transita o se ocupa de los problemas de la acción política colectiva. De ahí el desprecio por los síntomas de recuperación de la lucha de masas en diversos puntos del globo.

Pero entre eso y tildarlo como posible ghost writter de Blair, como hace Petras, hay distancia... Pienso que también exagera la crítica al etnocentrismo de Anderson, así como creo que Petras subestima la gravedad de la derrota cultural de la izquierda y de las transformaciones capitalistas de los últimos 20-25 años. Sin embargo, su texto apunta a cuestiones que Anderson no toca ni de lejos, como las luchas en los países periféricos del capitalismo y esto es de una importancia creciente.

El texto de Chesnais está muy dirigido a la situación en Francia, pero tiene sin duda un valor mucho más amplio, pues apunta a la necesidad de reconocer que fórmulas teóricas y organizativas del movimiento obrero socialista del siglo XX han tocado sus límites y que hoy es necesario que personas y grupos de diversas formaciones y orígenes hagan un trabajo de autocrítica, de estudios serios y en profundidad sobre cuestiones decisivas para la refundación política y cultural del sujeto revolucionario (que seguramente no será un partido como aquel que acostumbramos a imaginar).

Nosotros, desde la revista Novos Rumos intentamos, con nuestras limitaciones, contribuir al conocimiento crítico de la trayectoria del movimiento obrero socialista en el siglo XX, sus victorias, sus límites y equívocos; conocer y criticar al capitalismo contemporáneo indicando sus formas renovadas de explotación y alienación; mantenemos la perspectiva socialista y defendemos el pluralismo de ideas dentro del campo de la izquierda y del socialismo.