China. La larga marcha. De la revolución a la restauración. Introducción

El año 1999 tendrá para el pueblo chino un significado especial, ya que representará la conjunción de una serie de aniversarios y hechos importantísimos. Al cincuentenario del triunfo de la Revolución y del establecimiento de la República Popular China, se suman el ochenta aniversario de la revolución estudiantil-obrera del Movimiento del 4 de Mayo y el retorno de Macao a territorio chino.

Lo que sigue es un nuevo intento por tratar de interpretar esos hechos dentro del marco más general de los acontecimientos mundiales y de la tradición y la historia china. No hay en él otra intención que la de rever una de las más grandes revoluciones del siglo desde un punto de vista ni dogmático ni partidista aunque si, dentro del marco del marxismo.

Justamente la Revolución China, y los hechos que la precedieron y que le sucedieron, ha sido la que más problemas teóricos le ha planteado al marxismo tradicional por su aparente atipicidad, al haber "abierto" una etapa en la que el campesinado de los países atrasados se transformó en sujeto revolucionario, en contra de lo que la "ortodoxia" marcaba que debía ocurrir. Será uno de los objetivos de este libro, justamente, revisar lo que se ha dicho hasta ahora sobre las características de la Revolución China, y ensayar un nuevo intento de descripción y caracterización de los procesos revolucionarios que llevaron a la toma del poder en 1949, de los repetidos intentos por organizar una economía planificada de transición al socialismo, y, finalmente, de la vuelta a los mecanismos económicos capitalistas.

El destinatario de este libro no es el especialista en economía o historia, sino el lector medio que quiere saber qué ocurrió y qué está ocurriendo en ese gigante que, con sus 1.200 millones de habitantes y su economía, ahora amenazada por la crisis asiática, puede llegar a definir el futuro de la crisis capitalista en Asia.