Murió André Günder Frank

¿Quien es el economista más citado y discutido en el mundo? No pierda tiempo buscando entre los premios Nóbel y otros muy promovidos en la gran prensa. André Günder Frank es de lejos el más citado y el más discutido en el mundo, como revelan varios estudios sobre el tema y las más de 30.000 entradas que tiene en la Internet. Su muerte el sábado 23 de abril pasado produce un vacío en el pensamiento social contemporáneo difícil de ser sustituido. Pero André era mucho más que esto. Él era un tipo de intelectual completamente consecuente con sus ideas. Un luchador permanente por la verdad y por la transformación del mundo. Aún cuando se equivocó mucho, como todo ser humano, era fértil y motivador incluso en sus errores. Esta es una calidad que solo los genios tienen.

André se formó académicamente en la "cueva de las serpientes": recibió su doctorado en la Universidad de Chicago y convivió con la brillante generación de conservadores que tanto deformó las ciencias sociales en las décadas del 50 y 70 hasta finalmente abrir camino, en los años 80, a la hegemonía del pensamiento único que aún nos asfixia. Su crítica a los Chicago boys que tomaron el control del Estado chileno en el gobierno fascista de Augusto Pinochet es, en tal sentido, aplastante y definitiva.

Cuando lo conocí en Brasilia, en 1963, él había sido invitado por Darcy Ribeiro, rector de la recién fundada Universidad de Brasilia, para dirigir un seminario sobre "el estructural funcionalismo", conservadora corriente de pensamiento que dominaba en aquél momento las ciencias sociales. Él ya había tomado distancia de esta corriente, mayoritaria en la Universidad de Chicago, a través de su contacto intelectual con Paul Baran y Paul Sweezy. Su artículo sobre la remesa de ganancias y pagos de servicio superiores a la entrada de capitales del exterior causó gran conmoción y fue lo que llevó a ser invitado por Darcy.

En su seminario estábamos Ruy Mauro Marini, Vania Bambirra y yo, que seríamos posteriormente reconocidos como la corriente radical de la teoría de la dependencia. Discutimos mucho todo el tiempo. Pero sin duda asumimos un compromiso intelectual y político común que duró toda una vida, a través de 2 exilios políticos, de Brasil a Chile y de Chile al exterior. Y, en nuestro caso, de una amnistía que nos lanzó a un Brasil profundamente comprometido con el capital financiero internacional.

Cuando su participación en el Seminario Internacional de la REGGEN de Agosto de 2003, en Río, sobre Hegemonía y Contra hegemonía, André tuvo la oportunidad de ir hasta Brasilia, Sâo Paulo y Santa Catarina. A pesar de su enfermedad ya tan avanzada, el hizo cuestión de desplazarse hacia todos estos lugares para dejar testimonio de que la teoría de la dependencia empezó en aquellos años de 63-64, en nuestros debates y acuerdos dentro de esta experiencia pedagógica colosal que fue la UnB de Darcy Ribeiro, destruida en gran parte por la dictadura militar de 1964.

Exilado en Chile, como nosotros, André se incorporó en 1967 al Centro de Estudios Socio Económicos (CESO) de la Facultad de Economía, que yo dirigí. Ahí estaban otra vez Ruy e Vania lo que nos permitió realizar muchos trabajos conjuntos. Ahí se consolidó la recuperación de los ciclos largos como instrumento fundamental para la comprensión de la historia económica contemporánea. La experiencia del gobierno de la Unidad Popular estimulaba de manera impresionante el trabajo intelectual, tratándose de un laboratorio fantástico para analizar el cambio social y la revolución. Frank vivió muy profundamente esta realidad teniendo el apoyo de su esposa Marta, chilena de origen.

El golpe de Chile destruyó el CESO y nos dispersó otra vez. Yo y Vania fuimos para México, donde fuimos recibidos con una solidaridad conmovedora. André y Ruy fueron inicialmente para Alemania. Rui vino posteriormente para México y se incorporó al Doctorado de Economía de la UNAM que yo dirigía. Frank inició un periplo por el mundo terminando con un buen período en Holanda, donde se jubiló. En estos años sufrió mucho por la persecución de la inmigración estadounidense. Acostumbraba ingresar en Estados Unidos por la frontera canadiense. Su principal culpa era haber abandonado la nacionalidad estadounidense y retomar su identidad alemana. Pero él se sentía sobretodo un latinoamericano, aunque no había espacio para él en una América Latina dominada por dictaduras militares.

Después de la muerte de Marta, continuó su periplo por Canadá y después en los Estados Unidos de Clinton, donde pudo trabajar pero con restricciones emigratorias. Sus últimos días los vivió en Luxemburgo al lado de Alison, una mujer de gran fibra y disposición que lo ayudó mucho a enfrentar su enfermedad a lo largo de 12 años de lucha colosal.

Su producción en los años 70 es menos conocida, a pesar de su profundidad y fuerza provocativa. Él fue uno de los creadores de la teoría del sistema mundial, cuya crisis analizó en dos libros extremamente impactantes. Además, inició el balance histórico del sistema mundial que hizo retroceder por lo menos hasta el siglo quinto antes de Cristo. Su libro Re-Orient mostró el rol de liderazgo que ocupó China en este sistema mundial creado en torno de la ruta de la seda. Hegemonía que solo pierde en el siglo XVIII, con el ascenso del poderío marítimo occidental y con la revolución industrial.

Nada hay de más importante que esta revisión de la historia mundial que sugiere André y que provocó una polémica colosal incluso dentro del grupo del sistema mundial. Sus últimos escritos apuntaban hacia el rol del dólar y del Pentágono en la hegemonía norteamericana actual y la crisis definitiva que ambos viven en el presente. Otra tesis polémica, que es sin embargo más próxima al enfoque del sistema mundial en su conjunto.

Cuantas polémicas más no se estarían gestando en el cerebro colosal de André Günder Frank. Su hijo Frank cuenta que él trabajó hasta su suspiro final. Tengo el sentimiento de pérdida de un intelectual de vanguardia, pero sobretodo de un amigo y camarada. Pero me duele pensar cómo toda una generación de economistas ha sido llevada a desconocer esta obra colosal, por la influencia decisiva del llamado pensamiento único que se impuso en muchas universidades de todo el mundo. Resta sin embargo la certeza de que en los movimientos sociales y en el espíritu del Forum Social Mundial su obra es una referencia fundamental.

26 de abril de 2005.